Cuando vengas a mi casa,
o me encuentres en la calle,
no preguntes como estoy,
me es muy difícil contarte.

Este pesar que yo siento,
ya lo tengo asimilado
lo llevaré mientras viva,
mi hijo marcha adelante
y el dolor va de mi mano.

Comprendo tus sentimientos
y tus ganas de ayudarme
¡mira que cosa más rara¡
RECORDARLO no me daña
y no te pongas molesto
si mis ojos me delatan.

Deja templar mi dolor,
no pretendas que yo cambie,
y ponte tú en mi lugar,
que un duro ejemplo he de darte.

Si tienes hijos, aún mejor
y piensa sólo un instante,
PERDER LO QUE YO PERDÍ,
verás que causa terror,
y hasta te hiela la sangre.

Por eso…. QUERIDO AMIGO,
cuando vengas a mi casa,
o me encuentres en la calle,
no preguntes como estoy,
háblame mejor de él,
que eso…… me enciende la sangre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>