Cuando un ser querido muere, los niños y adolescentes comenzarán un proceso de duelo como también lo harán los adultos. En este proceso, los padres y familiares cumplen un rol sumamente importante para acompañar al niño que padeció esta pérdida. Llorar, enojarse con otros miembros de la familia, negar la muerte del ser querido, miedo a quedarse solo, miedo a que otro familiar se muera, regresiones a momentos anteriores del desarrollo, etc. son algunas manifestaciones que serán normales al principio del duelo mientras que éstas no se prolonguen en un período largo de tiempo.

Pero ¿qué pueden hacer los adultos para acompañar a los niños y adolescentes en este proceso?

  • En primer lugar, no apartarlo de la realidad que están viviendo siendo honestos con ellos. Hay que darle la noticia lo antes posible contándoselo de manera sencilla y sincera.

  • Explicarle cómo ocurrió la muerte y responder a sus preguntas dejando en claro que no fue por su culpa.

  • Permitir que participe en el funeral si así lo desea.

  • Permitirle que exprese lo que siente para que así viva de manera adecuada el duelo.

  • Mantenerse física y emocionalmente cerca del niño.  Escucharlo y disipar todas sus dudas.

  • Mantener los hábitos  y las normas de la casa para ayudar así a la estabilidad del niño o adolescente.

  • Prestar atención si surgen algunos signos de alerta como llanto durante periodos prolongados, pérdida prolongada de interés en los amigos y actividades que solían gustarle, problemas de sueño, miedo prolongado a quedarse solo y empeoramiento del rendimiento escolar.

La presencia insistente y prolongada de alguno o varios de estos signos podrían indicar un sentimiento de duelo que aún no fue resuelto por lo que podría necesitar una ayuda profesional que le permita procesar de manera adecuada la muerte del ser querido.

El fallecimiento de un familiar implica un proceso de adaptación y resolución emocional que no se realiza de manera rápida. Cada proceso de duelo será personal así como también el tiempo que a cada uno lleve elaborarlo dependiendo de su carácter, edad y la relación que tenía con el familiar fallecido. Por eso en este momento la presencia de los padres y familiares es esencial para acompañar emocionalmente a este niño o adolescente y ayudarlo a sobreponerse de esta pérdida de manera saludable.

 

http://redfuneraria.com/el-duelo/como-acompanar-a-los-ninos-y-adolescentes-en-el-proceso-de-duelo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>