Como si se pudiese evitar seguir amando…
• Como si se pudiese evitar seguir sintiendo…
• ¡Ay pobres!…no saben. Y que no sepan…
• Es nuestro tiempo.
• Es nuestro momento.
• Es de las pocas cosas terrenales que me unen a él…
• Momentos, sensaciones.
• Nuestro tiempo.
• Cuantos sabios hay.
• Como se puede sentir uno con el poder el raciocinio de decirle a una madre como debe sentirse.
• ¿Acaso has vivido lo que yo he vivido?
• ¿Acaso has sentido lo que yo he sentido?
• ¿Acaso tú recuerdas sus ojitos hinchados por las mañanas?
• ¿Le recuerdas sentado en un orinal?
• ¿y aplaudiendo el milagro de hacerse mayor?
• ¿En algún lugar de tu mente está el recuerdo maravilloso del día que le viste por primera vez?
• ¿Sientes como yo siento aún el olor de su cuerpo?
• ¿El tacto de su piel blanquita? ¿la felicidad inmensa al ponerle sobre mi pecho?
• ¿Ese primer beso…lleno de felicidad después de darle la vida?
• Que poco sabia entonces que cinco años solo cinco años después le daría el último…
• Estuviste tú a su lado el día que le besaste serena y le viste entrando en aquella clase llena de niños?. ¿Sentiste tú mi desgarro? ¿Recuerdas quizá sus ojos azules llenos de miedo?
• ¿Te has despedido alguna vez y por última vez de lo que más quieres en el mundo?
• Serias capaz tú que me dices que no llore que no debo recordar. De seguir adelante. De seguir viviendo minutos después de decir adiós a quien más amas?
• Déjame llorar que no te lloro a ti, lloro en silencio. ¿Tanto te molesta??
• Sé que lo haces por mí. Pero gracias…no necesito tu ayuda. Esa clase de ayuda.
• Déjame llorar, déjame sentir, déjame acordarme aunque sea de mi último beso, de su último beso..
• Déjame que le siga amando, recordando, sufriendo.
• Sé que para tí es incómodo o si me quieres mucho…doloroso.
• Pero déjame por favor sentirle aunque sea con lágrimas.
• Yo estoy contigo viendo crecer a tus hijos. Viendo como se hacen hombres y mujeres maravillosos y sonrío a tu lado. Por qué te cuesta tanto que yo recuerde al mío?
• ¿Acaso has dejado de querer a ese bebé que tuviste?
• ¿A ese hijo de ocho años? ¿Al hijo adolescente y adulto??
• Mi hijo se fue pronto con cinco. No cumplió ni seis ni ocho ni se hizo adolescente, ni le he visto hecho un hombre.
• Déjame que hable siempre de ese niño que nunca creció.
• Permíteme que repita una y otra vez sus travesuras, su nacimiento.
• Los recuerdos del poco tiempo que estuvo entre nosotros.
• Para mí…es toda su vida.
• Para mí es toda mi vida.
• Hace tanto tiempo que pasó…me dices. Tienes que seguir tu vida…tienes que superarlo. Y que crees…que mi corazón tiene reloj y calendario?
• Crees que el amor de una madre hacia su hijo caduca?
• Que equivocado estás¡¡ No saben..
• Y que nunca sepan¡¡ Por Dios que nunca entiendan…
• Es mi momento, nuestro momento
• El resto del tiempo…ni molesto, me trago mis lágrimas y jamás te cuento mis noches
• mis despertares sin él…
• Pero por favor…no me digas como tengo que actuar en los días señalados.
• No me digas que debo olvidar, que no tengo que recordar..
• Porque tú has podido seguir con tu vida.
• Yo.. morí con él…
• Y es tan difícil morir y seguir adelante..
• Que se muera todo tu ser por dentro…y continuar…
• Lo que tú ves abstracto fue la mayor de mis realidades.
• No te imaginas…ni quiero que imagines jamás..
• Pero respétame…y déjame llorar
• Solo quédate a mi lado cógeme la mano.. y quédate en silencio… aunque nunca entiendas…
•. …Pero déjame llorar.
• Myche (mamá de Chemita)

y ella tenia

5 comments on “De una madre a otra madre (Myche)

  1. Yo qiero estar, coger tu mano, fundirnos en un abrazo y llorar contigo, escuxar mil veces tus historias, (sus historias), sentir a ese niño rubito de brillantes ojos azules, qererlo!! Qiero estar a tu lado y compartir tu dolor, sufrir contigo, y reir contigo recordando sus travesuras…
    Yo qiero estar en tus silencios, acompañarte en tu duro camino, sin intentar entenderlo, solo estar contigo, viendo caer tus lagrimas, a tu lado…

  2. Por más que me hables de tu Chemita, por más que me digas que estás triste, nunca voy a cansarme de escuchar tus sentimientos.
    Claro que quiero que estés siempre contenta y feliz, pero respeto y respetaré siempre tus momentos, vuestros momentos. Y sabes que puedes volcar tus tristezas (todas) en mis “oídos” que para ti están siempre dispuestos.
    Te quiero sin rimar y con rimasA

  3. Precioso: son tantos los momentos vividos con ellos que por mucho que pase el tiempo siempre estarán en nuestra vida. Gracias por compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>