Les cuento mi experiencia con el tema del grupo de padres que han perdido hijos…

Me acuerdo que la primera que me invitó fue Gloria (que está en esta página)… fue como al mes de haber partido los chicos… me habló de este grupo de padres que habían perdido hijos…

En ese momento, debo reconocer que pensé “No voy a ir, me va a hacer peor… me imaginaba todo un grupo de padres destruidos por el dolor… llorando… aumentando el dolor de alguna manera (si es que fuera posible)…y no le veía sentido… si esto NO TIENE ARREGLO pensaba… que voy a ir a hacer ahí…”

Bueno… pasaron uno, dos, tres, cuatro meses… ahí yo ya estaba en un grado de desesperación que no podía más con mi misma… No había nada que me calmara un poco, era cada vez peor… No me quedó otra que buscar ayuda… Fui a ver a una terapeuta (Sarita, que también está en esta página, y que también perdió un hijo) que me ayudó un montón y me sigue ayudando… y gracias a la novia de uno de los chicos, también me decidí a ir a ‘probar’ a ver si me gustaba lo del grupo de padres…

Yo le comentaba que no iba a ir… y me dijo “prueba una vez… total si no te gusta no vas más… “, me pareció más fácil así… sentí que no tenía nada que perder con probar… y un día fui…

Bueno, ahí me encontré con gente maravillosa la verdad, del grupo Renacer de Areco… Muchos están aquí también hoy… Me sorprendió encontrarme con gente que hacía 25 años que había perdido un hijo… y que estuvieran ahí… de a poco me fui dando cuenta que mucha de esta gente ya estaba mejor… y que venían a acompañar a los que recién empezábamos… con todo su amor y su dolorosa experiencia que compartieron día a día, reunión a reunión con tanta generosidad… Mil gracias a todos!!!… sinceramente no sé qué habría hecho sin todo el grupo… y también sin todos los padres que se fueron acercando uno a uno a contarnos su historia, compartir como lo habían vivido… de cada uno,  uno aprende algo… y eso dentro del horror que uno está viviendo fue como un ’salvavidas’… algo a que aferrarse… Ver que seguían vivos, que muchos estaban ‘bien’ en su nueva vida… con mucho dolor, eso sí, pero aprendiendo día a día a vivir con él…

También me ayudó mucho el ver la parte “negativa”… las emociones que uno atravesaba… desde el sentirse mal cuando uno ve a todo el ‘mundo feliz’ afuera… y uno perdió todo… hasta las pequeñas cosas cotidianas… desde que hacer con la ropa… o cómo hacer para dormir… o si llorar o no adelante de nuestros hijos y marido… no sé… cada uno compartía su forma de ver la vida, la muerte, el más allá… la vida diaria… y uno va tomando lo que resuena en uno… se va identificando con esto… va diciendo también ‘esto no lo quiero vivir así’… todo ayuda… y mucho!!

Una cosa que me llamó mucho la atención, fue un tema que muchas veces uno no puede tocar ‘en público’ porque van a pensar que una está loca, o está alucinando por el dolor… que fue el tema de las señales que cada uno recibía… Escuché muchas experiencias maravillosas, que jamás me hubiera imaginado que pudieran existir realmente… contadas de boca de gente que sé que lo estaba viviendo de verdad… Eso me dio mucha esperanza de que realmente nuestros hijos pudieran seguir vivos de alguna manera en espíritu…

Con los grupos, he visto que hay gente que le hace bien y a otras no… es cierto… creo que a veces el entrar en contacto con los demás, con el dolor de los demás, muchas veces nos hace conectarnos con nuestro propio dolor (y eso es sano para mí, aunque duela!!)… veo que hay gente que por ahí es más ‘esponja’ y absorbía mucho lo de los demás y en vez de hacerle bien quizás le perjudicaba… no sé… veo que acá en la red, salvando las distancias, a veces pasa lo mismo… que hay gente que le hace bien y a otras no…

Lo bueno es que, como decía la novia de Pablito “Puedes probar y si no te gusta te vas”… Se los repito porque me cambió la vida esa frase… Hice muchas cosas gracias a eso… desde ir a Renacer, empezar con las redes de internet, hasta ir a los cursos de enea grama que me encantan, me distraen y paso un rato con amigas … y también hablar con gente, en ‘persona’ o por internet… que les haya pasado algo parecido o que sienta que de alguna manera me pueden ayudar y ahora quizás también yo ayudarlos un poquito a ellos…

Bueno, solo quería contarles esto para animarlos a que ‘prueben’… que busquen todo lo que sientan que les puede hacer bien, aunque sea un poquito… creo que lo peor es la inmovilidad… cuando una siente que ya no da más y lo único que tiene ganas es de entregarse… el buscar algo que nos haga bien, ya es todo un logro para mi… nos mantiene en movimiento… van pasando los días, semanas, meses… hasta que uno siente que puede respirar un poco de vuelta…

Bueno, me encantaría escuchar cómo les ha ido a cada uno si han ido a estos grupos… y también que otras cosas han hecho para tratar de sentirse “un poco mejor”…

Un abrazo a todos y mil gracias a todos los padres, familia, amigos ‘viejos’ y los maravillosos amigos que conocí por internet, que me han acompañado y me acompañan tanto en todo lo que estamos viviendo, Victoria

(Escrito por Abelia, del grupo de REnaceras. Areco, Argentina)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>