Isabel Allende dice en su libro de Amor y de Sombra «Las fotografías engañan al tiempo, suspendiéndolo en un trozo de cartón donde el alma queda bocabajo»… ¿será una buena descripción?, tal vez, solo que la parte del alma no me queda muy claro.

Las fotografías engañan al tiempo, si, ellas nos dan la facilidad de volver a ver lo que ya no podemos ver por diversos motivos. En mi caso, es mi tesoro,  Paula. Con las fotografías recuerdo las épocas pasadas, veo su crecimiento, me veo a mi misma, veo sus juguetes, su entorno y revivo muchas cosas. Trato de no hacerlo con morbo de dolor, sino que pensando en las palabras de Pepin , su papá…. “Recuérdala y celebra haberla tenido, mientras estuvo,  la amamos tanto……..”…esas fueron sus palabras cuando Paula  cumplió sus nueve años, era su primer aniversario  y ya no estaba con nosotros físicamente.

 ¿Cuántas fotos tomamos sin saber que puedan volverse un icono?, es algo muy extraño, pero afortunadamente existen y puedo abusar de ellas decorando muchos lugares de mi casa con su imagen, su sonrisa, esa sonrisa que lo envuelve todo……En mi lugar de trabajo tengo tres  fotos que me parecen  preciosas,  por su cara tan angelical, y una de ellas fue un mes antes que decidiera dejarnos. Las tengo  al lado de mi ordenador  para mirarla constantemente, para no olvidarme nunca de su carita………..aunque se que eso no pasara nunca, pero….tengo tanto miedo de no recordar…………Por eso cuando leí la descripción de Isabel referente a las fotos, la subrayé y la tomé como tema, porque las fotos engañan al tiempo y nos permiten conservar más vivamente los tiempos pasados.

 Esta semana pasada  murieron diez  personas a acusa de las lluvias torrenciales que azotaron Murcia y Málaga , Murcia es mi ciudad,  accidentes sin sentido, entre ellos dos niñas con la misma edad que Paula. Cuando lo supe, mi piel se puso erizada, un frío desolador recorrió mi piel…….era….. como si las hubiera conocido, en seguida me vino a la mente mi hija, su fatal accidente,  sentí ese cubo de agua fría que sintieron  sus madres, tal como lo sentí yo al escuchar el fatal desenlace de mi niña . Pero ¿Qué puede uno decir ante estos sucesos?…¿Por qué niños?…puedo pasarme todo un día preguntándome ¿Por qué y por qué? y como dice una buena amiga……todas las preguntas y razonamientos que tienes de la vida, de un ser superior, de la justicia, omnipotencia o miedo a Dios… son preguntas que se ha preguntado el hombre desde que tiene razón, desde que siente su impotencia y su mortalidad…mis cuestionamientos no son nuevos, solo que antes no me los hacía porque vivía una vida “maravillosa” ajena a las tragedias diarias.

Una persona me respondió esta semana tocando el tema  “Porque tal vez Dios quiere enseñarle algo a esos padres, por eso se llevó a sus hijas”……¡Qué!?,…¿Cómo puedo pensar como madre ,  que, para aprender algo tiene que morir mi hija?…esa respuesta sinceramente no la acepto, ni la aceptare nunca, nunca,  no puedo creer en un Dios castigador…pero tampoco puedo entender su raciocinio…. “no lo entenderás nunca Mary , porque no puedes acercarte a su pensamiento” me dijo una amiga , son cuestionamientos que mucha gente se hace desde siglos y nadie tiene una respuesta, aunque baje Dios y te la diga, aun así no lo entenderás…y ese es mi circulo vicioso que llevo hace tiempo, planteándome preguntas sin respuestas, juzgando la injusticia o la justicia divina, viendo a mi alrededor porque algunas madres tienen a sus hijos sanos y no los valoran, les estorban, los tapan con dinero, juguetes…en fin…puedo escribir hasta perder el hilo de lo que realmente iba a decir.

Desde que  Paula murió  he escuchado muchas veces atrocidades como: “para estar  sufriendo , mejor que descanse” o “Es un angelito que ahora te cuida desde el cielo” o “Dios sabe por qué hace las cosas” o peor aun “no hay mal que por bien no venga” o “ya pasará, aun eres joven y puedes tener más hijos” o “Verás como todo será mejor” o “La vida sigue” o “no quisiera estar en tus zapatos”…puedo creer que son las mejores intenciones, puedo entender también que ante situaciones extremas nadie sabe que decir y es lógico, porque ¡No hay nada que decir!…¿qué se le puede decir a una madre que ha perdido a su hija?, nada, simplemente nada, simplemente abrazarla y por favor no decir nada, ni menos estas frases que aun hoy,  a tres años y cuatro meses  de la partida de Paula, aun  las sigo escuchando y que por educación solo respondo con una sonrisa fingida que significa “no quiero un ángel en el cielo, quiero a mi hija conmigo y no hay hijos que puedan tapar el vacío de otro…” son pérdidas y sentimientos tan indescriptibles que es mejor no decir nada a decir algo que hiera más, porque sólo las madres que hemos perdido a un hijo podemos acercarnos al sentimiento de otra madre, de lo contrario no!!. Mejor no decir nada. Sinceramente cuando  vives  cosas como estas, no hay palabras, no hay consuelo, no hay nada que nadie pueda decir, solo escuchar y tal vez el silencio es mejor compañía.

Muchas veces la gente me dice “es que no sé qué decir ”, creo que esto es un acto muy loable y más cercano a la realidad, tal vez estas frases son más terrenales y nos hacen acercarnos más…‹no sé qué decir›…nadie sabe que decir y es mejor decir esto que otra cosa, cuando me dicen esto yo contesto…“lo sé, yo tampoco sé que decir…” porque no hay nada que decir, son cosas tan fuera de nuestras manos, que en realidad no hay nada que decir, no hay palabras para consolar, para ablandar, para solucionar, no hay nada que un ser humano pueda decir que pueda acallar el dolor, no solo de un hijo, sino que una pérdida cualquiera como un marido, una esposa, un padre, una madre ………

Esta semana he estado inmersa nuevamente en el trabajo, en las clases y básicamente en lo laboral. Continúo haciendo  animación de dibujos  que llevo meses trabajando, un tema fascinante a mi parecer ya que me  permite crear la historia que quiera  y terminarla como mejor me convenga y cuando me convenga. Lástima que en la vida real no podamos hacer esto, solamente podemos hacer de nuestra vida lo que queramos, pero no podemos terminarla cuando queramos……..…bueno hay quienes lo hacen, pero ese no es el punto.

Gracias mi amor, por no dejarme terminar la vida cuando quiera, si no cuando sea.

Te quiero tanto…… mi princesa.

 Maricarmen Soriano – Madre de Paula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>