A veces nuestros angelitos nos visitan mientras dormimos. En ocasiones es la única forma que les queda para decirnos que están a nuestro lado, porque nuestra cabeza cabezota nunca deja de dudar.

 Durante el sueño nos cuidan, nos acarician, y nos susurran al oído el inmenso amor que sienten por nosotros y la inmensa paz en la que viven. Seguramente, también nos invitan a disfrutar con ellos de ese lugar maravilloso durante unos instantes. Luego nos despertamos, y creemos que todo ha sido un invento de nuestra mente en el fantástico mundo onírico. Hasta llegamos al punto de pasar largos periodos de tiempo sin recordar ni un sólo día lo que hemos vivido mientras dormíamos.

 A nuestro cerebro le resulta tan increíble que se limita a guardarlo en el inconsciente, no quiere recordar algo “irreal”. Incluso aunque deseemos con todo nuestro afán soñar con nuestro ser querido, no somos capaces de recordar una sola escena por la mañana, y creemos entonces que no lo hemos conseguido.

 Pero estos episodios son reales. Nuestro ser se relaja durante el sueño, y es capaz de percibir algo de ese mundo cuya existencia nos resulta dudosa durante la vigilia. Con la mayor sensibilidad a la que estamos sometidos, a nuestros seres queridos les resulta más fácil acceder a nosotros, y dejarnos algún mensaje que calme nuestro corazón, aunque no nos demos cuenta.

 Esta canción refleja una de esas visitas, que nos parecen demasiado mágicas para ser reales, pero que lo son, independientemente de lo que nuestra mente se quiera inventar, e independientemente de las mentiras que le queramos creer.

 Canción de La Oreja de Van Gogh.

HISTORIA DE UN SUEÑO

Perdona que entre sin llamar,

no es esta la hora y menos el lugar.
tenía que contarte que en el cielo no se está tan mal.
Mañana ni te acordarás,
” tan sólo fue un sueño” te repetirás.
y en forma de respuesta pasará una estrella fugaz.
Y cuando me marche estará mi vida en la tierra en paz.
yo sólo quería despedirme, darte un beso y verte una vez más…
Promete que serás feliz,
te ponías tan guapa al reír.
y así, sólo así,
quiero recordarte.
así, como antes,
así, adelante,
así, vida mía,
mejor será así.
Ahora debes descansar,
deja que te arrope como años atrás.
¿ te acuerdas cuando entonces te cantaba antes de ir a acostar?
Tan sólo me dejan venir
dentro de tus sueños para verte a ti.
y es que aquella triste noche no te di ni un adios al partir.
Y cuando me marche estará mi vida en la tierra en paz.
yo sólo quería despedirme, darte un beso y verte una vez más…
Promete que serás feliz,
te ponías tan guapa al reír.
y así, sólo así,
quiero recordarte.
así, como antes,
así, adelante,
así, vida mía,
ahora te toca a ti,
sólo a ti,
seguir nuestro viaje.
se está haciendo tarde,
tendré que marcharme.

One comment on “Visitas en Sueños (M. Campos)

  1. Yo creo que en mis sueños me acompaña, que ya es un ángel….hoy hace 11 meses que partió de esta tierra. Lo extraño mucho y duele pero ahora es un ser de luz…así como lo fue en esta vida terrenal, no mas que ahora tiene alas y vuela, es libre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>